Enfermedades de la piel
click para más información

 

NEVOS O LUNARES

Todo el mundo tiene lunares, algunas veces 40 o mas. Muchas personas piensan en lunares como en manchas marrones, pero algunos con el tiempo van perdiendo esta apariencia.
Algunos lunares son considerados en mujeres hermosos, como es el caso del legendario lunar de Marilyn Monroe y actualmente el de Cindy Crawford. Sin embargo no todos los lunares son tan bellos como parecen. Algunos pueden tener algun componente maligno y deben ser por esto examinados por su dermatólogo.
Los lunares pueden aparecer en cualquier parte de la piel, solos o en grupos. Son usualmente de color marrón y pueden tener diferentes tamanos y formas. El color marron se debe al pigmento producido por los melanócitos en la piel, la melanina.

La mayoría de los lunares o nevos aparecen después de la persona nacer. Y el mayor numero de ellos durante los primeros 20 años de vida. La exposición al sol incrementa el numero de lunares.
Cada lunar tiene su propio patrón de crecimiento. Al principio, los lunares son planos, rosados marrones o negros. Con el tiempo pueden crecer y desarrollar pelos. Con el pasar del tiempo los lunares cambian lentamente creciendo y aclarando su color. Muchos no cambian en nada. Otros pueden desaparecer. Otros toman esa apariencia con cuerpo y con el color de la piel que las personas erróneamente llaman de "verrugas".
Estos son los ciclos típicos de un lunar normal. Ahora, ¿cuales son los que deben preocuparnos?

Diferentes tipos de Lunares

Numerosos estudios han demostrado que ciertos tipos de lunares tienen un mayor riesgo de malignizarse. Algunos pueden desarrollar una forma de cáncer de piel conocido como Melanoma Maligno. Las personas con mas lunares de lo común (mas de 100) tienen mayor riesgo de Melanoma.
Los lunares presentes desde el nacimiento están presentes en 1 de cada 100 personas y son llamados de Nevos congénitos. Cuando los nevos congénitos son mayores de 2 cm, tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma.
Los lunares conocidos como Nevos displásicos o Nevos atípicos son mayores que la media (usualmente mayor a un borrador de lápiz) y de forma irregular. Ellos tienden a tener diferentes tonos de marrón y negro, y frecuentemente son encontrados en diferentes miembros de una familia.
Las personas con Nevos displásicos tienen un índice mucho mayor a desarrollar melanoma. Estas personas deben ver regularmente al dermatólogo para examinar la posibilidad de aparición de nuevas lesiones y la necesidad o no de tratamiento.

Todo mundo debe aprender a examinarse los lunares para reconocer tempranamente la posibilidad de lesiones malignas. Se debe recordar el ABCD del melanoma:

A, de ASIMETRÍA, cuando la mitad de un lunar no se parece con la otra mitad.
B, de BORDES, cuando estos son irregulares.
C, de COLOR, cuando un nevo presenta diferentes colores o tonos (marrón, rojo, negro o azules)
D, de Diámetro, cuando un lunar es mayor a 6mm de diámetro.

Si un lunar tiene todas estas características, usted debe consultar al dermatólogo.

Otras manchas pigmentadas en la piel
Si usted observa de muy cerca su piel, puedes observar numerosas "manchitas" oscuras que no son lunares. Las pecas son el tipo mas común de estas manchas. Diferente de los lunares, estas raramente son mayores a un frijol. La exposición solar puede hacer que ellas se oscurezcan, y es por esto que ellas son mas comunes en las áreas expuestas al sol, como la cara, el cuello, el pecho y la espalda. Los rubios y pelirrojos presentan mayor cantidad.
Después de la edad media, las personas comienzan a presentar diferentes tipos de lesiones que no son lunares. Algunas marrones, con superficie áspera o verrugosa y de predominio de tronco y cara, son las llamadas Queratosis Seborreicas.
Otras, pequeñas y múltiples marrón-grisáceos de predominio en dorso de las manos y antebrazos y cara podrían ser lentigos actínicos, o lentigos solares o lentigos seniles. Ellas son también manchas inducidas por el sol y son fácilmente diagnosticadas y diferenciadas de cáncer por su dermatólogo.
Tratamiento de los lunares

La mayoría de los lunares son benignos (no-cáncer). Ellos no necesitan ser tratados. El dermatólogo debe observarlos para excluir clínicamente, posibilidad de cáncer, y en caso de sospecha, retirarlos o indicar una biopsia-diagnostica. Sin embargo, esto no excluye que un lunar benigno, en un futuro pueda comenzar a malignizar.

Con la biopsia, o la exéresis total de la lesión, el dermatopatólogo examina el lunar en un microscopio. Este es un procedimiento simple y rápido. Si, eventualmente la lesión resulte en cáncer o pre-cáncer, su dermatólogo le indicara si la conducta es de una cirugía o de observación.
Muchos lunares tienden a recurrir, o reaparecer después de su exéresis (retirada). Esto es debido a que células del lunar pueden reproducirse nuevamente, en esos casos usted debe acudir al dermatólogo otra vez.

Mas que lunares...

Muchas personas preguntan si es seguro afeitarse encima de un lunar. Estudios medicos demuestran que irritación como el afeitarse no causa que un lunar se haga maligno, sin embargo a veces pueden infectarse o ser incomoda su ubicación. En estos casos también esta indicado su tratamiento.
Algunos lunares contienen pelos, lo que las personas consideran poco atractivo. Estos pelos pueden ser removidos con un suave afeitado, o por el dermatólogo de forma definitiva con electrolisis. También al remover el lunar se remueve el pelo.
Otra manera de disimular lunares benignos "feos" o no-deseados es con maquillaje. Existen cosméticos especiales para cubrir manchas que pueden ser indicados por su dermatólogo.
Siempre que usted observe o tenga alguna duda sobre sus lunares, sea porque piensa que es un cancer o por razones cosméticas, consulte con su dermatólogo.

 

Inicio | Quienes somos | Contactenos | Diseño por: TechCom